LA FOTOGRAFÍA FANTASMA

portada foto fantasma
No sé muy bien si creo o no en fantasmas. Me aterra solo el pensar en presenciar alguno, el conocer lo desconocido; pero a la vez me inquieta, me despierta muchísima curiosidad. ¿Y si es un conocido el que se presenta ante mí? Un familiar, un amigo que ha fallecido… ¿Sentiría miedo o quizá correría hacia él? Lo desconocido desaparecería, y con él, el factor más terrorífico.

Sobre 1905, William Hope, un carpintero de la pequeña ciudad de Crewe, aprovechó esta curiosidad espiritual para comenzar su carrera profesional como fotógrafo de espíritus. Todo comenzó cuando Hope realizó una fotografía a un amigo, y en ésta apareció la presencia de lo que él llamó un ‘extra’, la imagen de una persona que no estaba presente en el momento en el que se tomó la fotografía; este ‘extra’ resultó ser la hermana fallecida de su compañero. La curiosidad de Hope le llevó a investigar sobre el mundo espiritual, y no mucho más tarde formó un grupo con otros cinco profesionales de lo paranormal, el Crewe Circle.

Tras la Primera Guerra Mundial, numerosas familias se pusieron en contacto con Hope para poder someterse a una de sus sesiones, querían comunicarse de alguna forma con sus seres queridos fallecidos durante el combate. En estas sesiones los sujetos eran fotografiados y, con la ayuda de un juego de placas de cristal, Hope realizaba las fotografías en las que aparecían representados los difuntos.


4

3


La verdad en el mundo paranormal siempre pende de un hilo, y las denuncias de fraude no tardaron en llegarle a Hope. Pero la falta de pruebas hizo que ninguna de éstas pudiera detener su carrera.

En 1922, William Hope se mudó a Londres y se consolidó como médium profesional. Para esta fecha acumulaba ya numerosas sesiones espiritistas, así como acusaciones de engaño. Es por esto que The Society for Physical Research (La Sociedad para la Investigación de lo Psíquico), comenzó una investigación a cargo de Harry Price, uno de los cazadores de fantasmas más conocidos de Gran Bretaña.

En una de las sesiones en las que Harry acompañó al médium, éste le tendió una trampa y finalmente pudo comprobar que las placas de cristal con las que Hope realizaba las fotografías estaban trucadas. Harry Price presentó estas pruebas contra el falso médium, aunque la comunidad de profesionales de lo paranormal se lanzó en defensa de Hope, contrariando estas acusaciones.

Verdaderamente Hope falseaba las fotografías, hacía una investigación previa para conocer a los seres queridos fallecidos de sus clientes, conseguía imágenes de ellos y obtenía recortes de sus rostros; con esto, una lámpara especial, sus placas de cristal, e incluso cabellos, conseguía las superposiciones que finalmente se convertirían en las fotografías de fantasmas.

Hope tuvo muchos detractores, aunque también acumuló muchos defensores, entre ellos el escritor Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes.


2

1


Los documentos que constatan presencias paranormales no son algo nuevo, desde las imágenes de ectoplasmas de médiums, pasando por otros más audiovisuales como psicofonías, vídeos, y demás trucos. Pero lo que realmente me interesa de esta historia en concreto es cómo William Hope pudo continuar su labor como médium hasta su fallecimiento en 1933. Si se demandaron sus trucos, ¿quién pudo continuar creyendo en sus sesiones?

Retomando mis palabras iniciales, pienso en la posibilidad de volver a ver a un ser querido que ha fallecido, y en cierta parte entiendo a todas esas familias que creyeron que, contratando a Hope, iban a poder fotografiarse por última vez con ese hijo, hermano, esposo… que habían perdido. Puede que todo fuera un fraude, un tipo de arte sin escrúpulos aunque con cierto mérito; pero estoy seguro de que esas personas consiguieron descansar en paz, desdibujaron la barrera que hay entre la coherencia y la creencia. No defiendo este tipo de prácticas, pero tampoco las veo tan diferentes a otras que contemplo en nuestra sociedad.

Termino sin saber si creo o no en fantasmas; quizá soy más pragmático. Pero respeto a quien cree, al final eso es lo que nos hace más espirituales, el respeto a las creencias.

Loading Facebook Comments ...

Be first to comment