Las canciones perfectas de Óscar García Blesa

IMG_7471

Suena Neil Young por el altavoz y Óscar García Blesa lo reconoce a la primera. No resulta difícil para este manager musical que ha pasado toda su vida viviendo la música desde el otro lado de la barrera para regalárnosla ahora desde Cintas de Casette. La cara B de la música. “Ante todo, soy un enamorado de la música y, gracias a las circunstancias, he podido dedicarme a ella”.  Hablamos del pasado nostálgico, de la actualidad musical, de las miles de canciones perfectas que han protagonizado sus recuerdos y nos dibuja aquello que le evoca pensar en algunos de los grupos con los que ha trabajado.

“Han pasado 20 años desde la muerte de Kurt Cobain, yo he ido a un concierto de Nirvana pero me hubiera gustado ver a los Beatles”. Hace referencia a esa vuelta atrás que sufre cada persona a la hora de establecer su criterio musical. “Generación tras generación, siempre miramos hacia atrás, lo que ha escuchado tu padre, tu madre, tu hermano mayor y, desde ahí, creas una base acerca de lo que te gusta”. No es extraño, entonces, observar la cantidad de grupos que beben de referencias de lo que otros hicieron antes. Nombra a The Clash y su influencia en la música británica actual para añadir que “la música, desde los años 50, es una repetición que va evolucionando”.


Foo Fighters
Foo Fighters

En medio de toda esta vorágine de estilos que entran, salen, EEUU en 1969 y un poco de aquel Londres punk que coreaba el God save the Queen a finales de los setenta, de cantantes, de grupos, caídas del Muro de Berlín y la revolución digital, Óscar García Blesa se queda con una especie dominante: el artista. “Los artistas son una especie diferente, ¿por qué me quiero autodestruir, por qué un día tengo el humor de una manera y otro día de otra, por qué un día canto increíblemente y compongo una canción maravillosa? Porque soy artista.” En parte, su trabajo se basa en ayudar a ese ente especial a crear una imagen que le diferencie del resto, que haga que la gente ponga sus ojos en él. “Tú puedes modelar a un artista, más que fabricarlo, puedes aconsejarle que se cambie de ropa o que suavice el discurso pero nunca puedes forzarle a hacer nada porque, entonces, deja de ser natural. Bono se puso las gafas de mosca porque es Bono y puede hacerlo sin ningún director de marketing detrás”. Destaca el estilo desenfado de The Strokes, la imagen autodestructiva de Amy Winheouse y aquellos tres cuartos que hicieron a Café Quijano diferenciables.


 The Strokes

The Strokes


 Entre ellos, destaca a un artista al que pudo ver como fan y tratar como trabajador. “Dave Groghl es un tío al que puedes tocar, le pones cara, te invita a que estés con él, a que opines, a comer a su casa. Lo hace de manera genuina pero él también va a recibir un beneficio, hace marketing de manera espontanea” relata dentro de su libro recordando que él también encontró parte de su yo en las canciones de Nirvana que protagonizaron los 90. “Nunca sabremos cómo hubiera evolucionado Kurt Cobain. A lo mejor hubiera acabado haciendo conciertos folk en Seattle con Courtney Love pero es un artista que muere en lo más alto de su carrera, joven, como el icono del rock and roll a los 27, torturado, drogadicto, con una hija recién nacida. Es una foto para periódico y eso fomenta que el mito crezca. Pero, musicalmente, los Foo Fighters han hecho muchísimo y todo lo han hecho bien.”


Pereza (Leiva)

Pereza, Leiva


Oscar García Blesa vivió aquellos años dorados en los que todo parecía posible dentro de la industria musical. “En 2000 sacamos Alma al aire de Alejandro Sanz y vendimos un millón de discos físicos la primera semana. A la gente no le importaba lo que había hecho, simplemente iba y compraba el disco. Eso ya no es así, la manera de vender y de consumir música ha cambiado totalmente. La televisión ya no pone música, eres tú el que la descubres por medio de redes sociales y la escuchas en streaming y, si te gusta mucho, es cuando vas y compras el disco”. Esta realidad es la que ha hecho posible el reconocimiento de una gran cantidad de grupos que han sabido adaptarse a los nuevos tiempos. “Arctic Monkeys fueron pioneros en ese tipo de herramientas”. Se acuerda del la inmersión de Internet en un mundo que parecía intocable y reconoce, que “llegamos tarde e identificamos mal al enemigo”. “Mientras echábamos la culpa de todo a los manteros, la gente en su casa aprendía a usar la herramienta. El porcentaje que discos que se vendían en las calles era mínimo, ¿mil discos? Nosotros llegábamos al millón en la primera semana. De todo aquello, seguimos con las facturas de que la gente en España sea tan reacia a pagar el streaming”. “En el fondo” reconoce esbozando una pequeña sonrisa “si tu disco estaba en las mantas, es que tu disco estaba teniendo éxito”.


Los planetas
Los Planetas

Ahora, sin embargo, parece que todo lo que huela a éxito tiene que ser, por decreto, vacío y sin sentimientos. “Si suena en la radio no me gusta, si canta en español no me gusta, si lo cuento en una reunión y los demás lo conocen no me gusta, si un artista triunfa sólo me gustan lo que ha hecho antes del triunfo” va repitiendo la cantidad de frases que se pueden escuchar unidos a distintos estilos o grupos musicales. “Si el artista es bueno y una canción le hace triunfar, disfruta de ellos. Lógicamente, la gente evoluciona, le ha pasado a los Rolling, a los Beatles y a todos. Nirvana cuando vino a España eran lo más grunge del mundo pero fueron al Rich en un Mercedes. ¿Dejo de ser auténtico por eso? No, lo que no soy es gilipollas.” Parece una gran vorágine de lo nuevo en la que todo lo que haya triunfado o no se sitúe dentro de un círculo independiente ya no vale. “Hay que reivindicar a figuras como Raphael y Julio Iglesias que te siguen llenando teatros en Madrid sin dejar de ser ellos.”


Los Piratas
Los Piratas

Y, ¿qué acaba siendo para Oscar García Blesa el negocio de la música? “Es, ante todo, un negocio de canciones, no de artistas. Hay algunas que no envejecen bien y ya no son perfectas. Pero, ¿cuántas canciones están perdidas en el corte nueve de discos que no hemos escuchado hasta que llega Quentin Tarantino y las recupera?” Viva la Vida, Blowing in the Wind, Bohemian Rapsody, Pain It Back, Someone, Rehab o I Got a Feeling. “No perdura Jonh Lennon, no perdura Nirvana, perduran sus canciones. No puedes tocar a Kurt Cobain pero te puedes poner Smell Like Teen Spirit y que te lleguen miles de imágenes”.

Loading Facebook Comments ...

Be first to comment