Peder Balke, lobo solitario

portada_lucesdelnorte

Mientras los párpados están cerrados en un silencioso abrazo, se oye el vendaval fuera. Un glacial lamento que hiela el corazón de cualquier hombre. Y después el silencio. Un silencio aterrador que engulle la consciencia. Y allí, resguardados por ese mismo silencio, duermen los valientes.

quote3

Todo ser humano ha sufrido al menos una vez en vida, el fulminante efecto de lo que llamamos “La llamada de la aventura”. Todos los héroes y heroínas (personas admirada por sus hazañas y virtudes) en sus épicas son tentados alguna vez por este canto  salvaje. La diferencia entre los comunes y los héroes, es el momento en el que sucumben a su ego para seguirlo, y ahí el comienzo de cualquier gran hazaña.

byrd_644x362

Cruzando el océano, y entre las frías tundras de la Antártida empiezan las historias de grandes exploradores en la historia de la humanidad, algunos de ellos, muriendo entre sus aguas mientras tratan de traer una historia sobre lo que había en el nuevo mundo, y de que manera podía afectar a nuestra civilización.

Muchos de ellos llevan una peste moral a las tierras encontradas, destruyendo un patrimonio cultural virgen, y otros se pusieron al servicio del mero conocimiento y se dejaron enseñar por ellas.

quote1

Peder Balke (1804-1887) viaja, por primera vez, siguiendo las luces del norte en 1832, absorto por la belleza del cielo multicolor. Armado con un pequeño cuaderno de viaje, y algún lápiz, se embarca hacia lo desconocido. Su viaje se centra en las partes norte de Noruega, donde observará por primera vez la aurora boreal. Su corazón se encogerá ante la belleza que la naturaleza le brinda y escribirá en su diario:

“Estas imágenes no solo me sobrecogieron por un momento breve, sino que también influyeron en el resto de mi futuro, ya que nunca mas he tenido la oportunidad de ver algo que inspirara semejante belleza y excitación. Es la belleza de la naturaleza, mientras que los humanos tienen un rol menor en comparación”

Desde ese momento, quedará ofuscado por los paisajes de gélida belleza, desconocidos y peligrosos. Se verá a si mismo en su aridez y desolación, trabajando de manera obsesiva en un afán de retratarlos.

X8707

Pero…¿Quién era Peder Balke?

Balke nace en el seno de una familia granjera muy pobre en Noruega. Desde muy pequeño era un gran aficionado a la pintura.  Sus aptitudes para dibujar atraen la atención de sus vecinos, que deciden pagar entre todos sus estudios como artista. En agradecimiento, llenará sus granjas de sus cuadros. Así ira a parar bajo la tutela de Carl Johan Fahlcrantz.

Pronto desarrolla su propia técnica, pintando directamente con sus dedos. Pintaba sobre maderas y otros materiales, pero pocas veces sobre lienzo. Su estilo romántico y modernista llaman la atención de pocos sin embargo, y es olvidado por mas de un siglo.

198275-944-675

quote2

Es su corazón que se refleja en sus pinturas. El silencio y la magnitud vacía de la tundra lo que atrae nuestra mirada, porque Balke nos tiende el retrato del alma de un poeta solitario, encandilado por el romanticismo de un paisaje místico que refleja sus ansiedades y miedos. Pasaran años y Balke seguirá pensando en la violencia y misterio de éstos, pues esta soledad maldita es también la del marino, la del lobo de mar, que se afila entre aguas y no teme a retar la fuerza salvaje. Hombres de tenebrosa mirada y manos callosas, de pensamientos escondidos entre las hendiduras de sus orgullos.

Lobo de mar

Paseando de arriba abajo a lo largo de la cubierta y mascando furioso el extremo de un cigarro, estaba el hombre cuya mirada casual me había rescatado del mar. Tendría una altura quizás de cinco pies, diez pulgadas o diez y media, pero lo primero que me impresionó en él no fue eso, sino su vigor. […] No es que su exterior tuviese nada de gorila; lo que yo pretendo describir es su fuerza misma como algo aparte de su aspecto físico. Era esa fuerza que solemos asociar a las cosas primitivas, a las fieras y a los seres que imaginamos son el prototipo de los habitantes de nuestros árboles; esa fuerza salvaje, feroz, que este en sí misma, la esencia de la vida en lo que tiene de potencia del movimiento, la propia materia elemental, de la cual han tomado forma otros muchos aspectos de la vida; en una palabra, lo que hace retorcer el cuerpo de una serpiente después de haberle sido cortada la cabeza y cuando la serpiente, como a tal, puede considerarse ya muerta, o lo que persiste en el montón de la carne de la tortuga que rebota y tiembla al tocarla con el dedo

Alessandra Corazzini

Wizard's Howl apprentice on filmmaking and other arts of the heart.

Loading Facebook Comments ...

Be first to comment