Robert Mapplethorpe

portada_mapplethorpe4
Ella supo que había muerto al bajar las escaleras de su casa y escuchar en la televisión un fragmento de la ópera “Tosca” de Puccini, sonó el teléfono y el hermano de Robert le dijo que le había dado un último beso de su parte, como ella le había prometido.
Autorretrato 2

Cantante y poetisa, gran amiga, amante y compañera de Robert Mapplethorpe. Así relataba Patti Smith el momento de la muerte del fotógrafo y artista en su libro Just Kids, una historia sobre el arte, los comienzos, Nueva York, sobre Patti, sobre Robert, sobre ambos.

La inquietud artística de Robert se desarrolló desde muy pronto, estudió arte y diseño en el famoso Instituto Pratt de Brooklyn donde creó una importante variedad de ilustraciones para diversos medios. En estas primeras obras ya se percibía la importancia que iba a tener en el resto de su carrera la imagen fotográfica, la misma importancia que esta tenía en la cultura y el arte de su tiempo. Recogía fotografías de revistas o páginas arrancadas de libros y las mezclaba en collages y composiciones con pintura. Más tarde quiso producir sus propias imágenes, sus primeras polaroids fueron retratos de Patti y autorretratos que generalmente se presentaban en grupo o acompañadas por composiciones de otros elementos que llegaban a ser tan importantes para el acabado final como la propia fotografía.

Cosa

quote1

A mediados de los años 70 Robert ya tenía la fotografía como único medio de expresión, según él mismo dijo: “Me dediqué a la fotografía porque se me antojaba como el vehículo perfecto para ilustrar la locura del mundo actual”. La galería Light celebró en aquellos años una exposición de Robert que recogía ya los tres motivos que fue desarrollando durante toda su carrera: el retrato, las flores y el sexo.

La fotografía sirvió a Robert, en el terreno personal, como una forma de descubrimiento de su sexualidad, y utilizaba sus relaciones sexuales como otra fuente de inspiración. Se convirtió en el principal documentalista del mundo del sadomasoquismo en su inquietud por el arte homoerótico. La sublimación de esta fascinación por el sado y el bondage se produce con la publicación en 1978 del “X Portfolio”, una recopilación de fotografías de modelos masculinos desarrollando diferentes actividades sadomasoquistas en las que en ocasiones se colaba la autolesión. En estas sesiones fotográficas Robert animaba a los modelos a desinhibirse con la frase “hazlo por Satanás”. Además la cocaína formaba parte integral de todo su proceso creativo, casi siempre él y sus modelos consumían cocaína durante las sesiones fotográficas. Según Art News, Robert tenía una gran habilidad para crear “efectos de luz que son el equivalente visual de ciertos estados psicológicos inducidos por la cocaína”. Esa especial e inimitable mirada, que se convirtió en rasgo característico de sus fotografías, era muchas veces consecuencia de las drogas.

 

Anatomía 1quote2

En 1980 comenzó a afirmar que los blancos habían dejado de interesarle sexualmente y, por lo tanto, artísticamente. En sus propias palabras: “Once you go black, you never go back”. Cuando comenzó a trabajar con modelos negros Robert descubrió la enorme riqueza que podía extraer del color de su piel, para él los cuerpos negros poseen una textura epidérmica distinta, una sugerente anchura de hombros y estrechez de caderas, y por supuesto el mayor tamaño medio del pene con respecto al de los blancos. Fotografiaba a sus modelos frente a un fondo negro, en vez de gris, para así realzar los matices de la piel negra. Una exposición de esta temática, llamada “Black Males”, resulto ser la más exitosa hasta la fecha. Recogía exclusivamente imágenes de jóvenes de raza negra, la mayoría desnudos, con imponentes musculaturas y grandes genitales.

Tras estas imágenes de desnudos de aspecto escultórico, cinceladas por la luz que baña las musculaturas de los modelos, Robert quiso ampliar su alcance comercial ya que “pese a ser tímido, poco comunicativo y parecer desconectado de quienes le rodeaban, era muy ambicioso. Tenía a Duchamp y a Warhol como modelos. Bellas artes y alta sociedad, aspiraba a ambas”, por ello se esforzó en realizar más fotografías de flores. Según él mismo dijo se dedicaba “a jugar con las flores y la iluminación y lo que obtuve fue algo tan potente como cualquiera de las fotografías que había realizado hasta entonces”. En una de estas fotografías, en la que utiliza un ramo de tulipanes, arrastra la mirada del espectador hacia uno de los capullos que se eleva solitario sobre los demás. Este tipo de fotografías se aceraba más a lo que las élites neoyorquinas estaban dispuestas a colgar en sus salones, el sadomasoquismo y la fría sexualización de los modelos en las otras fotografías de Robert pertenecían a un plano demasiado personal como para ser comprendidas y celebradas por el gran público.

Flor 2

quote5

Robert se convirtió en un solicitado fotógrafo editorial, realizó diversos trabajos para revistas como Vogue, Esquire o Vanity Fair. En esta línea más cercana al gran público y a la clase alta neoyorquina, desarrolló el retrato formal de artistas y celebridades, el tercer motivo predominante en su carrera junto al sexo y las flores. Retrató a personalidades del momento como Deborah Harry, Richard Gere, Peter Gabriel, Grace Jones, Iggy Pop o Andy Warhol. A este último lo adoraba y lo consideraba uno de los artistas vivos más importantes, según Patti “fue lo más próximo a la idolatría que estuvo nunca”.

La fría mañana del 9 de marzo de 1989 y por complicaciones derivadas del sida, Robert Mapplethorpe murió en Boston tras haber ayudado a crear una fundación con su nombre que se encargara de proteger su obra, avanzar en su visión creativa y promover las causas que le preocupaban, pero también se ha encargado de recaudar y donar millones de dólares para la investigación médica en la lucha contra el sida.

Loading Facebook Comments ...

Be first to comment