We are standard: vascos, africanos y psicodelia

PORTADA WAS
“Dame 5 minutos que acabo de llegar a casa y estoy empapado, aquí está lloviendo muchísimo. ¡Llámame en 5 minutos!”
 (5 minutos después)

 “Ya estoy mejor, en el diluvio universal bilbaíno, pero ya mejor.”

Al teléfono  Deu Txakartegui, cantante de We Are Standard, banda de origen vizcaíno que se completa con  Jon Aguirrezabalaga y Juan Escribano a las guitarras y Willy González a la percusión. Hace casi dos años que salió su último disco “Day”, con él han recorrido toda la península y han tocado en más de trescientos conciertos. 

¿Qué evaluación final tenéis de la gira?

Sorprendentemente buena. Pensábamos que el disco iba un poco tarde y no íbamos a entrar en “festis”, pero aquel verano entramos en alguno, y este verano que pensábamos que el disco ya estaba un poco… vamos a decir viejo, hemos estado en un montón de festivales y en un montón de salas. Luego la crítica musical del disco fue muy buena también. La verdad que muy contentos, porque sin duda es nuestro mejor disco y bueno, queremos seguir mejorando, pensamos que es mejorable y por eso seguimos.

¿Habéis notado en el público esa sensación de que es el mejor disco y sentís que gusta más que los anteriores?

Si, la verdad es que nos han venido muchas buenas críticas de gente que viene después del concierto, y también de medios especializados que antes nos tenían como “El grupo este de fiesta que terminaba los festivales y que le daban mucha caña”. Yo creo que siempre  hemos sido muy de directo, los discos están bien pero realmente lo que mola es el directo. Entonces lo que hemos  hecho para este disco ha sido unir las dos cosas, que los discos estuvieran a la altura de los directos.

Además de las buenas críticas de la gente, para nosotros también son muy importantes las críticas de otros grupos, que han venido y nos han dicho “Pues mira, a mi antes no me molaba”, porque muchos grupos que somos amigos luego musicalmente no coincidimos tanto y en cambio en este disco muchos grupos o miembros nos han dicho “Me gusta mucho lo que estáis haciendo”.

El hecho de que las críticas de “Day” fueran tan buenas  ¿os generan mucha presión a la hora de hacer un nuevo álbum y sentir el listón tan alto u os retáis a superaros? 

La única presión que sentimos es la nuestra. La de querer hacerlo bien y la necesidad porque nuestro futuro depende de ello, porque en cada disco te estás jugando, no solo los dos siguientes años, sino un prestigio como banda y sí, siempre hemos tenido esa exigencia muy alta, además nunca hemos querido tener excusas. Digamos que no nos movemos en los parámetros indies de “esto es así porque nos gusta que sea así” o “porque nos gusta que le guste a poca gente”, no funcionamos así. Nos comparamos con los grupos grandes, no sólo de ahora sino de la historia y bueno, es a lo que aspiramos.

WAS_eskenaziencursiva_3

Comentabais en redes sociales que ya estáis trabajando en el nuevo disco, maquetando y componiendo nuevos temas, y esperáis entrar en el estudio antes del verano para grabar vuestro próximo LP. ¿Teníais mono de centraros en las nuevas canciones?

Pues sí, tenemos un montón de maquetas ya, unas 14 o 16 seleccionadas que vamos a seguir desarrollando ahora, y estamos un poco a la espera de ver si definimos el tema del productor, de dónde grabar y cómo grabar. Esta vez  sí que tenemos esa necesidad de hacerlo con un productor, y pues en ello estamos, trabajando en el estudio y la idea es esa, grabar antes de verano para poder sacarlo después e intentar sacar un adelanto para antes de verano. 

Vuestros últimos discos se han ido alejando del electro-pop y el post-punk, más presentes en discos como “3000v-40000w” y “We Are Standard”, yendo hacia un sonido más Madchester, del que os habéis declarado fans. ¿Qué podemos esperar del nuevo álbum?, ¿seguirá esa evolución?

Sí, yo creo que va por ahí, los temas  están siendo un poco… no diría electrónico, pero sí sintéticos, porque va a haber menos guitarras y más sintetizadores. Estamos experimentando, buscando, abriendo registros por sonidos africanos, grupos africanos de los primeros  sintetizadores o el afrobeat y luego también estamos investigando en la cultura y en el folclore, sobre todo lo más primitivo y lo más cercano a la mitología vasca.


 «Estamos buscando una unión entre el folclore más primitivo vasco, con el house, con ritmos africanos o herencias africanas y psicodelia, esos son los cuatro elementos que estamos intentando unir para este disco»


Eso es una mezcla explosiva… 

Si bueno, todo a nivel de idea siempre es mejor que luego el resultado. Pero, la verdad es que la idea es potente y estamos obteniendo algún resultado bastante curioso. La evolución sigue, el cambio sigue. Somos de los grupos que pensamos que hacemos música, que música es arte y para ello hay que seguir proponiendo cosas, no vale con repetir la fórmula que ya te funcionó en el pasado, hay que seguir proponiendo nuevas ideas, nuevos registros, sonidos, nuevos mundos. Nos gusta seguir probando, avanzando, evolucionando y aprendiendo, sobre todo aprendiendo. 

Cuéntanos cómo desarrolláis vosotros el proceso creativo hasta dar con la idea para abordar la creación de un nuevo disco.

Lo que hacemos es desarrollar ideas, maquetas muy pequeñitas, a veces simplemente con una melodía de voz, un  bajo o un ritmo así un poco básico y con estas ya se puede intuir un poco por dónde va el tema. Hacemos reuniones en las que exponemos cada uno estas ideas que tenemos y elegimos las mejores y esas mejores las desarrollamos y luego vamos haciendo cribas. Como antes te he dicho, ahora tenemos unas 15 o 16 maquetas definitivas, hemos llegado a ellas desde unas 40 ideas que hemos llevado a locas y luego unas las elegimos y otras las desechamos, porque no nos gustan, porque repiten lo anterior o se sale del estilo que buscamos. Vamos tamizando, pasando por tamices esas ideas, aunque a veces recuperamos alguna de ellas. Es un proceso lento y largo, más duro de lo que la gente se piensa que es hacer un disco.

WAS_eskenaziencursiva_2

Habéis hecho una serie de conciertos homenajeando a la mítica banda inglesa The Clash, ¿qué os animó realizar esta serie de conciertos?

Bueno la idea con The Clash era que al terminar el disco Day tú envías el disco al sello y ellos necesitan tres meses para fabricar los discos, para trabajar la promo con revistas, blogs… Entonces en esos tres meses qué haces, aparte de muchas entrevistas. Pues Jerry del ciclo Izar & Star trae bandas de Euskadi que versionan un grupo o un disco en concreto y llevaba un tiempo detrás de nosotros a ver si lo hacíamos y justo coincidió con ese momento de después de hacer un disco, que al final componer es decidir y te pasas seis meses o más decidiendo si esta guitarra aquí o la voz así, son todo decisiones. Llega un momento que te sientas en un restaurante, te dan la carta y dices ¡No quiero elegir! Por eso pensamos que nos apetecía y nos venía bien para airear la cabeza, despejarnos y divertirnos otra vez con la música, porque al hacer versiones ya está todo decidido, lo único que tienes que hacer es tocar y encima son las canciones que llevas toda la vida escuchando y de un grupo al que admiras. Por eso lo hicimos, e iba a ser un concierto  y punto, nosotros lo grabamos para tenerlo y ponérselo a nuestros  nietos y decirles “mira hice un concierto de The Clash” pero, se lo mandamos al jefe del sello, a Marcos  y le  gustó tanto que nos dijo “¿Por qué no lo publicamos?”.


 «Nosotros lo grabamos para tenerlo y ponérselo a nuestros nietos y decirles “Mira hice un concierto de The Clash” »


Además ahora haces un concierto y se entera todo el mundo, entonces muchos promotores se enteraron de que estábamos haciendo temas de The Clash y lo hicimos en algunas ciudades, fueron como seis conciertos en total. Queríamos que fuera una cosa puntual, tampoco queríamos que nos conocieran como un grupo tributo a The Clash. Así salió todo, a raíz del divertimento, de unas versiones para pasarlo bien y recobrar un poco de ilusión en la música, porque después de un disco terminas muy quemado la verdad, no harto pero si empachado de tanta decisión.

¿”Tributaríais” alguna otra banda? 

Pues sí, claro. La idea en principio era hacer el primer disco de The Stone Roses pero justo coincidió que ellos volvían y nos pareció peor idea. Entonces nos decidimos por The Clash porque son una influencia ya no solo personal sino que en Bilbao son santo y seña. También era una manera de cambiar el registro, de hacer algo mucho más rock. Siempre hemos dicho que somos mucho  más que una etiqueta, más que ese post- punk o ese trash rock, decíamos que dentro de We Are Standard  había mucho más que sólo lo que habíamos enseñado en los primeros discos y era una manera por otro lado, de demostrar que éramos una banda de rock. Pero sí, salieron muchos más nombres, íbamos a hacer LCD Soundsystem, que habría estado muy bien, o a los Doors, no sé, nos salieron un montón de bandas.

Por ejemplo, en su momento hacíamos una versión de los Sonics que se llamaba “How love, will travel” y una versión de “Vomit” de Girls. Siempre hacemos algunas versiones cuando nos piden algo especial para algún festival de estos de recaudar dinero. También hicimos versiones de Lou Reed y de la Velvet cuando se murió Lou Reed en un homenaje con otras bandas de Euskadi. Siempre hemos hecho versiones y aprendemos mucho de ellas. 

WAS_Kike.Amores

 Cambiando un poco de tema, la situación social y política que estamos viviendo es difícil y lo cierto es que las bandas de música actuales no hacen una crítica a esta situación, se quedan indiferentes ante ella, a diferencia de las letras que escribían grupos como The Clash sin ir más lejos. ¿A qué creéis que es debido esto? ¿Creéis que el público no reclama estas cuestiones musicalmente hablando?

Yo creo que es una cosa como muy global, pero creo que las bandas o los grupos de rock ya no son la referencia cultural para la mayoría de la gente. Como sí lo fueron en los 60 o 70 en España, donde hubo cambios políticos y los grupos o los cantautores apoyaban mucho la causa. Ahora las estrellas de rock son los jugadores de fútbol o  incluso algunos políticos. Las bandas de rock no somos ese tipo de referencia cultural, además nadie ha salido como Bob Dylan, por ejemplo, con esa habilidad para denunciar ciertas cosas. Creo que las bandas se han alejado de ese perfil político en un intento de agradar a todo el mundo, de modo que, no me posiciono políticamente y por lo tanto puedo agradar a los de un lado o a los del otro.

En nuestro caso fue una decisión consensuada, porque nosotros somos un grupo que nació a principios del 2000  en Euskadi, donde históricamente, o vamos a decir desde el sesenta y..  hasta los noventa, hubo una politización muy marcada en la música y en la sociedad, aquí era todo blanco o negro, eras de un lado o del otro. Toda la música tenía letras  justificaban una política u otra, nosotros quisimos desmarcarnos de eso, pensábamos que ya habíamos tenido demasiado de eso. Aún así tenemos letras sociales, no diría tanto políticas pero sí sociales, por ejemplo “Don’t let the children play arround”, siempre hemos hecho letras con temas más sociales que políticos, realmente cuentan  problemas del individuo no de un conjunto. Pero no es nuestro gran propósito y eso que ahora nos está afectando un poco más a todos y es inevitable.


 «No pretendemos ser el grupo que te diga las verdades sobre este mundo, sobre lo mal que está el sistema.»


Creo que hay un montón de fuentes de información que quizás en los 60 o en los 70 no había, no existía esa posibilidad de quejarte como la hay en las redes sociales ahora, y no sólo de quejarte sino también de informarte. Por lo tanto creo que los músicos hemos perdido esa voz generacional. Yo creo que va un poco por ahí. 

La sociedad está harta  y desconfiada, la gente ya no se fía de nadie que venga a contarle  ninguna milonga, todos tenemos la información, de hecho creo que tenemos un exceso de información, y no necesitas que ninguna banda te cuente cómo es la situación mala de tu barrio. Si alguien persiste, ese es el mundo del hip hop, que siempre tendrá una vertiente más crítica  más social, también porque está asignada a un estatus social bajo. Pero creo que también hay mucha pose en el hip hop y mucho farsante que exagera mucho lo mal que está en el ghetto y todos sabemos que es un chaval pues como tú y como yo ,de clase media, normal, que está ahí con sus colegas como todos y ya está.

Defíneme con cuatro adjetivos la situación del país.

La situación es CRÍTICA, la situación del arte y la gente del espectáculo es más que crítica, creo que es claramente un empobrecimiento de la clase media, hay una gran cantidad de gente que trabaja y es pobre, lo cual me parece INSOSTENIBLE. La situación es DESHUMANIZADA diría yo, sólo hay números, tablas, porcentajes, escrutinios, encuestas… Escuchas el debate y dices “no sé de qué país me hablan” me parece totalmente INÚTIL. Hasta ahora las políticas para salir de la crisis me parecen inútiles, tanto como lo del IVA al 21% , porque si lo hacían para recaudar más, la recaudación de la música en directo ha caído un 30% en el último año y parece que para este año hay una previsión parecida.  Creo que la situación no se sostiene porque así nos hundimos los unos a los otros, dentro de poco va a parecer esto Cuba, nos vamos a comer los unos a los otros.

En relación con el 21% de IVA cultural, los músicos y la gente que vive de la música se están movilizando en redes sociales para que el día  20 de Mayo sea un día sin música ¿We Are Standard se unirá a la causa?

 Si claro, aunque no sé cómo está mi agenda ahora…


«Pararemos porque es una necesidad, porque tenemos que parar y unirnos para decir “¡Basta ya!”


Se están cargando el sector, no podemos seguir así, nos vamos a tener que dedicar a otra cosa. Es el país con el IVA cultural más alto de toda Europa, las cuotas para ser autónomo también son algo irracional, porque no dependen de tus ingresos, es un fijo y da igual que llegues o no ese mes. Es una situación muy muy muy complicada para nosotros y lo comentas con compañeros y todo el mundo está más o menos igual. La verdad es que lo estamos pasando mal, hay muchas empresas cerrando, las salas para programar está muy complicado porque las entradas se disparan y de esa recaudación parte se va para la SGAE y es que nos quedan unos márgenes ridículos, deja de merecer la pena ir a ciertas ciudades o distancias que no vas a cubrir. Además si la gente no tiene para cubrir sus necesidades o gastos mínimos pues no les da, ya no te digo para irte de vacaciones, sino para ir a un concierto y tomarte dos cervezas.

No sé si pretenden  que vivamos del aire y el amor  al arte o qué, pero como antes te contaba, hacer un disco cuesta mucho trabajo y mucho dinero y entre la piratería y la crisis, está siendo una hecatombe, es demoledor para el sector. 

Bueno para despedirnos con algo más alegre he de decirte que en Bilbao estará diluviando pero en Madrid hace un sol espectacular y entran ganas de festivales. Vosotros sois unos fieles festivaleros y ya hemos podido ver vuestro nombre en el cartel del San San Festival ¿Tenéis ganas de festivales?

 Pues sí la verdad que sí (risas) porque claro normalmente, menos el BBK,  solemos ir a sitios más soleados. Siempre es grato, siempre mola. Tenemos muchas ganas de primavera y poder salir de Bilbao quitándonos el traje de agua y las agallas. Disfrutamos muchísimo en los festivales y su ambiente especial, somos un grupo muy de festivales, de  fiesta y de chufla.

«¡Quién no tiene ganas de que venga el verano, joder!»

 

Loading Facebook Comments ...

Be first to comment